Qué son los precios inteligentes y ejemplos

Qué son los precios inteligentes y ejemplos

11/17/2021 - Precios dinámicos

Precios inteligentes, inteligencia de precios, dynamic pricing. Tres términos que seguro que ya sientes resonar entre marketeros y estrategas de negocio tanto en las esferas e-Commerce como del comercio tradicional. ¿Qué son exactamente? ¿Qué diferencia los precios inteligentes de otras estrategias de precios? Te lo contamos en detalle y te damos ejemplos para que veas cómo puedes aplicar precios inteligentes en tu negocio.

Price Intelligence, la tecnología de precios dinámicos

Los precios inteligentes forman parte de una corriente estratégica que basa la optimización del rendimiento del negocio en la adaptación de los precios según los datos arrojados por el comportamiento del mercado y sus consumidores. Estos datos se recogen y almacenan con el objetivo de poder sacar conclusiones que permitan mejorar los resultados de tu negocio, acercándote así a las expectativas de los usuarios.

Un ejemplo de inteligencia de precios es, precisamente, el dynamic pricing. Esta estrategia de precios consiste en adaptar los precios de cada producto o servicio de tu catálogo a las circunstancias que le rodean en cada momento, permitiendo que puedas obtener el máximo beneficio posible por cada venta.

La inteligencia de precios, en realidad, se asienta sobre el pensamiento común de ofrecer al cliente lo que espera de forma que sea rentable para tu negocio y puedas aprovechar cada oportunidad de venta que pudiera pasar desapercibida.
 

¿Puedo aplicar precios inteligentes en mi negocio?

Sí, los precios inteligentes se pueden aplicar a diferentes ámbitos de negocios. La gran mayoría de los negocios adoptan esta nueva estrategia de precios con el objetivo de explorar mejores vías de obtención de resultados con posibles variaciones de precios. 

Los precios inteligentes ya son accesibles a cualquier negocio gracias a herramientas de pricing que se conectan y analizan distintas fuentes de datos para calcular stocks, ventas, rastrear la competencia, etc. Incluso han llegado a sectores a priori menos digitalizados como la hostelería. Tras los innumerables cierres ocasionados por la pandemia COVID, el sector hostelero ha tenido que modificar sus estrategias de contacto con el usuario para aprovechar todas y cada una de las horas que pasan con la persiana subida. Así, por ejemplo, ya se ven precios de carta distintos en función del día en el que se haga una reserva, la hora a la que se acuda a comer o, incluso, la zona del local en la que te sientes (carta de bar o carta de restaurante, por ejemplo).

Así es como han seguido la estela de otros sectores que ya venían trabajando con los precios inteligentes desde hace años, incluso décadas. El ejemplo por antonomasia es el del sector de viajes y turismo. El precio de los billetes y reservas para una fecha u otra siempre ha sido variable, pero ¿y si conociéramos que tampoco se aplica el mismo coste en función del día en el que se realiza la compra? Esta estrategia pretende aprovechar el pico de la demanda para maximizar los beneficios y cubrir el valle de interés con precios más atractivos para captar nueva clientela.

Este tipo de cambios se aprovechan para rentabilizar las horas de apertura del local en aquellos momentos con menor afluencia de comensales. De hecho, McDonald’s, por ejemplo, asigna sus fluctuaciones de precios en función de parámetros tan variables como la época del año, la climatología o el tipo de consumidor que acude a una u otra hora. Con todos estos datos, la cadena americana ofrece combos y nuevas propuestas de menú a sus consumidores, permitiendo aumentar el ticket medio gracias a su respuesta rápida a lo que el consumidor necesita.

Dos ejemplos de precios inteligentes en épocas de oferta

Durante las épocas de rebajas y ofertas generalizadas, los precios inteligentes resultan clave para maximizar los beneficios por cada venta.

Los ejemplos e-Commerce son, a priori, los más sencillos de ver. ¿Por qué? Parece que el seguimiento de la competencia online es más accesible gracias al rastreo de datos. Los gigantes de internet como Alibaba o Amazon trabajan con inteligencia de precios para ajustar el de cada ítem en función de las horas en las que se producen los picos de venta o las unidades de stock disponibles, por ejemplo.

Sin embargo, este ejemplo también lo podemos llevar a la práctica en offline. ¿Quiénes aprovechan mejores descuentos durante las rebajas? ¿Los primeros o los últimos que compran? Las promociones aumentan su valor conforme se reduce el stock. Pues bien, en momentos de gran cantidad de ofertas, como los es Black Friday, los vendedores también utilizan su propia cuenta atrás para establecer distintos tipos de precios conforme se acerca el fin de fecha. Empresas como Inditex ofrecen descuentos distintos (algo más bajos generalmente) durante el Cyber Monday para su uso exclusivo online. Este ejemplo también se puede llevar a otras marcas que, con el objetivo de generar sensación de urgencia, ofrecen descuentos previos exclusivos para sus clientes registrados. Como ves, aquí la cartera de usuarios es fundamental.

Sin duda, trabajar con precios inteligentes es una excelente opción para mejorar los resultados de tu negocio, siempre contando con la ayuda precisa para hacerlo gracias a una herramienta de Dynamic Pricing como Reactev.

Categoria: Precios dinámicos

Etiquetas: pricing

Compartir esta publicacion:

mariajose.guerrero

Primera solución de dynamic pricing diseñada por y para retailers