Consejos para definir una adecuada estrategia de precios y optimizar las ventas de tu ecommerce

Consejos para definir una adecuada estrategia de precios y optimizar las ventas de tu ecommerce

05/08/2020 - pricing strategy

El precio de venta de un producto o servicio es un factor clave a la hora de mejorar la tasa de conversión de un ecommmerce. En última instancia, es el precio lo que determina que un cliente efectúe o no la compra, condicionando el volumen de ingresos de la compañía. Por ello, es esencial que las empresas establezcan una estrategia de precios eficaz y adecuada a su actividad y objetivos en cada momento. Para empezar, desde Minderest te facilitamos una serie de consejos para tus primeros pasos y te explicamos los principales tipos de estrategias de precios que funcionan actualmente.

Como punto de partida, se debe tener un amplio conocimiento de la propia empresa y de su sector. En base a ello, la estrategia de precios se moverá dentro de unos márgenes, utilizando como límite inferior los costes y la rentabilidad mínima y, como máximo, la demanda del mercado y sus variaciones. Además, esta estrategia debe responder a las políticas y objetivos anuales de la empresa.

Dentro de este estudio preliminar también se debe tener en cuenta el marco legal de cada país de distribución y venta, dado que pueden existir normativas de fijación de precios para evitar monopolios o precios abusivos. Así como la situación económica de cada territorio, la competencia y los diferentes agentes económicos que intervienen en el proceso productivo.

3 tipos de estrategias de precios

Entre las estrategias de precios actuales hay 3 que han demostrado una alta eficacia en la optimización de ventas y el crecimiento de los ecommerce. Según la situación del mercado y las necesidades de la empresa, estas estrategias se pueden combinar para conseguir los mejores resultados.

  • Estrategia competitiva:

    Como su nombre indica, el precio de los productos y servicios se define en función de los precios de la competencia. Para ponerla en marcha se debe tener un amplio conocimiento de los precios y productos de las empresas competidoras. Dentro de esta estrategia, las compañías con una posición sólida en el mercado suelen optar por definir un precio medio, un precio similar al de resto de empresas del sector. Esto se debe a que saben que sus productos ya cuentan con un buen posicionamiento en el ideario de los clientes y no tienen que pelear por las ventas.

    Si, por el contario, el objetivo es captar nuevos clientes, se puede optar por una estrategia de precios descontados. Precios más bajos que los de los competidores que llamen la atención de los usuarios interesados en tus productos o servicios. Es recomendable sobre todo en mercados con una alta saturación de marcas.

    En el caso de empresas de nueva creación, los precios de penetración permiten llegar al máximo número de potenciales clientes. Son unos precios muy bajos en comparación con la competencia que, a posteriori, una vez fidelizados los clientes, irán subiendo de forma progresiva.

  • Estrategia diferencial:

    Se basa en fijar diferentes precios para los mismos productos aprovechando las diferencias existentes entre los consumidores. Se aplica sobre todo cuando se quieren realizar promociones o descuentos estacionales. Esta estrategia se basa en el concepto de Dynamic pricing o precios dinámicos que tan bien funciona en las tiendas online.

    Estos cambios de precios se pueden aplicar: en forma de descuentos aleatorios, en zonas y momentos determinados para captar nuevos clientes muy sensibles al precio; como rebajas o descuentos periódicos con la finalidad de atraer a un mayor volumen de clientes; o como descuentos de segundo mercado, con unos precios bastante inferiores a los normales. Este último tipo lo vemos claramente en los precios de billetes en vuelos medio vacíos o noches de hotel en temporada baja.

  • Estrategia psicológica:

    Consiste en establecer los precios de productos y servicios en base a la percepción de los consumidores. En este caso, una opción es inclinarse por el precio habitual, fijar el precio al que los usuarios estás acostumbrados, como ocurre actualmente con las plataformas de streaming.

    Por otro lado, las empresas con una fuerte reputación pueden escoger la fijación de precios por prestigio. Unos precios elevados para productos o servicios que los clientes relacionan con una alta calidad. Porque al final, su satisfacción es un factor determinante para el éxito de cualquier negocio.

Categoria: PRICING STRATEGY

Etiquetas: comercio-e, pricing

Compartir esta publicacion:

Angela
Angela de la Vieja
Content Manager

Primera solución de dynamic pricing diseñada por y para retailers