Cómo aplicar la discriminación de precios combinados a particulares y negocios

Cómo aplicar la discriminación de precios combinados a particulares y negocios

08/25/2021 - Optimización de precios

La diferenciación por volumen y negocio es uno de los tipos de discriminación de precios de segundo grado más habitual. Esta se basa de igual forma en la optimización de precios y promociones por la compra a volumen, pero introduce en la ecuación el valor del tipo de cliente para contextualizar la compra. Así, esta compra por volumen se mueve entre el cliente particular y el comprador que regenta su propio negocio. Vamos a ver algunos ejemplos de cómo se lleva a la práctica con éxito esta casuística de discriminación de precios combinados.

¿Qué ventajas tiene la discriminación de precios combinados en tu e-Commerce?

Los precios combinados o bundle pricing, que es como también se conoce a esta estrategia, es un tipo de discriminación de precios basado en el volumen de unidades que adquiere el comprador. Es una de las más sencillas porque simplemente permite al usuario beneficiarse de un precio más competente por la compra en pack.

Para tu negocio, la ventaja es clara: aumentar el tique medio de cada transacción con una compra de mayor valor. Esto supone desde la liberación de almacén gracias a un flujo más continuo de venta hasta el ahorro en costes logísticos por cada ítem, ya que, por ejemplo, ahorrarías el coste de envío por cada compra unitaria.

ventajas de la discriminación de precios combinados en tu e-Commerce

El precio por volumen: la discriminación de precios cercana al target

Aún siendo un tipo de discriminación de precios combinada, este tipo de estrategia marca una diferencia en función del tipo de consumidor que adquiere el producto. Eso sí, solo entre dos variables: clientes particulares y clientes negocios. Este tipo de distinción precisamente permite que un comprador de tipo negocio se beneficie de precios más bajos porque necesita comprar más unidades de producto.

Esta es la estrategia base que utilizan e-commerces cuyo consumidor final puede ser de cualquiera de estos dos tipos: tanto particular como negocio. Un ejemplo que puedes situar fácilmente es el de las empresas de mensajería. Estas cuentan con tarifas específicas para empresas, pero también hay pequeños negocios que se benefician de una periodicidad concreta de envíos a un precio intermedio entre el usuario particular y una gran empresa que haya negociado una tarifa concreta.

También en el caso de los comestibles se encuentra un ejemplo muy claro en las tiendas a granel, tan en auge últimamente. En ellas es muy habitual ver tanto clientes particulares como negocios de restauración. Una buena estrategia de aterrizaje para ellas es incluir mejores precios por cantidades para hacerse un hueco entre estos compradores.

Tratándose de un e-Commerce, la clave para aplicar estos precios combinados es contar con una herramienta que te permita analizar cuál es el margen óptimo para el descuento por volumen. Un software de simulación de pricing como el de Reactev te permite hacer pruebas para poner en práctica la estrategia planteada y analizar, con datos y fórmulas científicas, cuál sería su viabilidad. De esta forma, garantizarás al 100% tu estrategia de discriminación de precios de segundo grado. ¡Haz la prueba!

Solicita una demo

Categoria: Optimización de precios

Etiquetas: price bundling, pricing

Compartir esta publicacion:

mariajose.guerrero

Primera solución de dynamic pricing diseñada por y para retailers